El aseguramiento de un satélite es la etapa culminante de los distintos y sucesivos procesos de certificación de calidad a lo largo de su integración y ensayos. EL ARSAT-2 fue asegurado junto al ARSAT-1, ya que ambos satélites comparten la plataforma y diseño. Esto permitió que el ARSAT-2 fuese el primer satélite geoestacionario de telecomunicaciones en haber sido asegurado y reasegurado cuando su construcción recién empezaba: en abril de 2014.
Aseguramiento del ARSAT-2

El aseguramiento obliga a múltiples auditorías de las principales empresas del rubro y expertos internacionales. El proceso pasa por distintas etapas hasta llegar a la revisión final del estado del satélite, ya salido del laboratorio de pre-vuelo.

En una situación novedosa para los usos y costumbres de la industria, luego de la auditoría realizada por Aon ISB, uno de los brokers de seguros más importantes del mundo, se logró el reaseguro del ARSAT-2 junto al ARSAT-1, aunque el segundo satélite de la flota no había sido probado y estaba en construcción inicial. Es más, se consiguieron tasas 50% inferiores a las ofrecidas hasta 2014 a cualquier otro constructor primerizo, y una cobertura de largo plazo. Esto fue posible porque ambos satélites tienen plataformas de servicio idénticas, de ingeniería robusta y con herencia de vuelo, y su respuesta a lo largo del lanzamiento, el LEOP, y la vida orbital a término es previsible por normas de calidad, auditorías múltiples y una exhaustiva certificación.

Con el aseguramiento, realizado a través de Nación Seguros, y el reaseguramiento, vehiculizado a través del broker Aon ISB, se cumplió con el proceso para dar debido resguardo a los bienes del Estado. Lo conseguido fue un espaldarazo importante por parte de grandes operadoras mundiales del rubro al trabajo realizado en la Argentina.